Publicada By  jpgarcia - docencia e investigación, ejemplos y videos    

Hace unos meses escuché a John Bicheno en una conferencia una anécdota curiosa. Como director del Máster Lean de Cardiff había conocido a un director de una planta en Gales que hizo el MSc. Curiosamente la empresa tenía una planta gemela en Escocia dirigida por alguien que no sabía nada sobre Lean.

Pusieron un gran esfuerzo en convertir la planta de Gales en Lean aplicando todas las herramientas conocidas. Pasaron los años y no aparecía la diferencia entre ambas plantas. Aparentemente no había ningún beneficio en utilizar una aproximación Lean frente a no utilizarlo.

Como eso era grave fueron a visitar la planta de Escocia. Descubrieron que allí el director se había dedicado a sus clientes. Y había conseguido pactar con ellos “estabilidad en los pedidos”. Los pedidos estables tenían el mismo efecto en el resultado que todas las herramientas Lean aplicadas por los mejores.

Inicialmente puede parecer “disappointing” pero el Heijunka (estabilidad) es uno de los fundamentos del Lean, porque lo es de la mejora continua.

Tiene su lógica. Si todos los días haces lo mismo, todos los días tropezarás con la misma piedra. Si el que tropieza tiene una cierta motivación en la mejora, un día la quitará.

En el año 1993, Mercadona comenzó con lo que ellos denominan su Modelo de Gestión basado en Calidad Total. El primer paso que dieron fue implantar la política de Siempre Precios Bajos. Eso concedió estabilidad al sistema. Tiendo a creer (quizá porque soy de Logística) que el hecho de que ese fuera el primer paso, fue decisivo.

Con una voluntad de mejora continua, conceder estabilidad al sistema es garantizarse el camino al éxito. Luego vino darle estabilidad a las relaciones (tanto a los  trabajadores como a los proveedores) pero no hubiera sido lo mismo si hubiera sido al revés.

 

11 enero, 2013