Publicada By  jpgarcia - experiencias    

He estado estos días en Mexicali en el Estado de Baja California.
Un lugar en medio del desierto donde en Mayo tienen 35 grados a las 7 de la tarde y lo consideran fresquito, porque en julio alcanzan los 50 grados.
Está a 2 horas de San Diego y a 4 horas de Los Ángeles. Pero los trabajadores cobran sueldos mejicanos.
Visité dos fábricas muy interesantes en las que no pude hacer fotos (sector aeroespacial y automotriz).
Las fábricas espectaculares, con programas Lean muy avanzados. Con trabajadores de 30 años y muy preparados.
Una fábrica con 600 trabajadores en un lugar complejo de manejar, pero si la fábrica es nueva los hábitos están por crear y pueden ser buenos de entrada.
Por ejemplo (y es una pena no tener fotos): Los ingenieros (incluso los de desarrollo de producto) tienen sus oficinas en medio de la planta (no hay oficinas especiales). No hay puestos definidos en la “oficina” sino que depende de cuando llegas te sientas en un ordenador o en otro.
Otro ejemplo, en una de ellas, no se ficha a la entrada y/o a la salida. En función de la carga de trabajo el trabajador (incluyendo se puede ir al gimnasio en horario laboral. Es función de su supervisor comprobar que no abusa.
Al trabajador que abusa (menos de un 5% anualmente) se le advierte de que cambie de actitud, se le cambia de sección y tiene hasta tres avisos verbales (que incluyen informes de los supervisores). De ahí a la calle (menos de un 2%). Gracias a eso, todos de vez en cuando, pueden ir un día una hora antes para llegar al festival de los niños en el cole, o para llevar al niño al médico.
En la cantina las mesas son redondas para favorecer la comunicación y hay una mesa de pingpong (que me reconocen que no usa demasiada gente).
Supongo que es la juventud de la gente y de la fábrica. Me gustará saber dentro de 10 años si mantienen su status de “Best place to work”.

2 junio, 2013