Publicada By  jpgarcia - docencia e investigación    

A raíz de la entrada de mi web sobre tesis doctorales recibí hace un tiempo un correo de un “correspondiente” anónimo de una universidad desconocida en la que me planteaba el problema que describo a continuación de una manera resumida.

Sea Bartolo el tesitando (mi correspondiente). Sea Carlos el director. Sea Diana la mujer del director (a su vez tesitanda).

Bartolo descubre un tema de tesis apasionante.

Carlos es un catedrático con mando en plaza en la Universidad donde trabaja Bartolo.

El tema elegido por Bartolo no es prioridad de Carlos pero Bartolo quiere hacer la tesis sobre ese tema. Carlos es un hombre  ocupado, no corrige con prontitud ni tampoco aporta mucho en las correcciones. Bartolo sigue avanzando por su cuenta y encontrando otros apoyos por fuera.

Además Carlos le ha incorporado en su grupo de investigación y aparecen nuevos firmantes en algunos papers entre otros Diana, la mujer de Carlos (que también está de profesora en la universidad y todavía no es doctora).

Bartolo descubre que Diana  está leyendo con mucho interés sus “borradores” de capítulo.

Bartolo, que cree que su tesis es definitiva, decide proteger los pdfs para que no se los copie Diana.

Diana se enfada y en una conversación  se amenazan mútuamente de no ponerse en un ningún paper más.

Bartolo está pensando en enviar el paper bueno (el que justifica la tesis) sin incorporar a Carlos entre los autores.

 

11 abril, 2015