UPV



filosofía de la ciencia


Publicada By  jpgarcia - acreditación, docencia e investigación, experiencias, filosofía de la ciencia    

La transferencia es la denominada tercera misión de una universidad.

Tres son las supuestas misiones: enseñar, investigar y transferir. Para muchos científicos el orden sin embargo es diferente: primero la investigación, luego la docencia, luego la transferencia.

Sin embargo para un ingeniero que aspira a formar ingenieros la segunda misión es la tercera y la tercera es la segunda.

La transferencia en la universidad española se suele entender como el resultado de la investigación. Para un buen investigador español el investigador investiga sobre lo que cree conveniente y si algo de lo que hace es útil entonces podrá aparecer la transferencia. Casi por accidente.

El modo de transferencia de tecnología de mi grupo de investigación es distinto. Primero es la docencia luego la transferencia, y esta alimenta la investigación.

Desde un punto de vista conceptual este modo de trabajo se englobaría dentro de la metodología denominada Investigación-Acción.

Pero es,  además, el modo que tenemos de financiar la investigación (dado que para la comunidad científica nosotros no somos relevantes y por tanto no se nos asignan recursos).

Antes de explicar el modelo de transferencia que utilizamos en nuestro grupo de investigación, debo  describir dónde trabajamos, puesto que ese dónde explica algunos cómos.

Una línea de investigación se puede definir como una enfermedad, una terapia, y un paciente.

Nuestra enfermedad es la Dirección de Operaciones, que es una rama oscura de la organización de empresas, que a su vez es una hermana pobre de la Economía. Pero es que además es una hermana poco reconocida de la Ingeniería Industrial. Con no demasiado glamour porque lo que llamamos innovación se suele concentrar en los productos, y nosotros trabajamos sobre los procesos…

innovar en procesos no es cool

Trabajamos con Investigación Operativa, que es una rama de las matemáticas (y por tanto confusa para mucha gente) que además para los matemáticos es simplemente una rama residual. Peor aún desarrollamos algoritmos que la mayor parte de la gente nunca va a ver, y mucho menos a entender. Afortunadamente hemos encontrado modos de que los algoritmos parezcan útiles… escondiéndolos en vídeos.

Trabajamos en el sector del automóvil, que aunque no es la hermana pobre de la industria, si lo es porque la a inversión en investigación de Ford no se hace en Valencia. Ni tampoco los de sus proveedores… De hecho aunque se genera más del 12% de la producción nacional entre proveedores y OEM no capturan más del 4% de los fondos CDTI. (La fuente es un artículo que será publicado en breve en Economía Industrial).

En resumen ni el tema tiene glamour (Dirección de Operaciones), ni la mayor parte de la gente sabe lo que es la investigación operativa, ni el sector está muy por la labor de financiar investigación.

Pero aquí es dónde caímos y dónde intentamos trabajar, creo que con éxito, en los últimos 20 años… aunque ya anticipo que no necesariamente en los próximos 5…

Este es nuestro  modelo (más o menos)

Todo comienza en la empresa. En la práctica de la Dirección de Operaciones en el sector del automóvil, surgen problemas que deben ser resueltos diariamente.

El plazo de resolución de algunos problemas es generalmente menor de una semana y nunca se extiende más de 8-10 semanas (hasta el siguiente parón de vacaciones si es que hay que hacer grandes cambios). La mayor parte de los problemas se resuelven internamente, por parte de gente muy inteligente y muy preparada…

Por otro lado tenemos la universidad con las denominadas 3 misiones (la transferencia, la investigación y la docencia). Si los problemas en nuestro ámbito y en nuestro sector tienen tiempos de ciclo de días-semanas, los de transferencia tienen ciclos de semanas-meses mientras que los ciclos de docencia e investigación se miden en años o en lustros…

Pero de vez en cuando surge la oportunidad de hacer transferencia… Un problema que por algún motivo necesita de alguien externo para ser resuelto. Y es posible, si estás ahí, que te toque a tí. En ese caso se pone en marcha el siguiente ciclo virtuoso.

  1. La transferencia puede generar retos que alimenten la investigación.
  2. La transferencia además genera casos que alimentan la docencia con ejemplos y con problemas
  3. Si el sistema está engrasado la investigación generará mejoras que, más adelante quizá en otra ocasión, permitirán generar mejores resultados de transferencia.
  4. Además, una adecuada docencia, puede generar a través de la formación permanente una transferencia de best practices a otras empresas, secciones o sectores…
  5. En ocasiones los problemas planteados ocultan cuestiones más generales. Éstas plantean preguntas de investigación, que a su vez generan una mejor docencia, que a su vez permiten generar personal mejor formado que irá a la empresa, entiendo que no a generar problemas sino a facilitar el proceso de resolución de los mismos…

Vamos a poner algún ejemplo…

A-ford-tunadamente la empresa del automóvil que mueve el sector en la Comunidad Valenciana ha experimentado una transformación radical en los últimos 4 años. Hace 5 años nosotros (la gente de mi grupo de investigación) estábamos por allí, haciendo cosas… Fue ese estar por allí el que permitió que nos viéramos arrastrado por los cambios.

Un día VP de Ford me preguntó que qué hacía un profesor de la Universidad en una fábrica de automóviles. Le dije que estaba observando  cómo acababa todo. Pues los cambios de Ford y sus proveedores han sido de una magnitud descomunal.

Como investigador ha sido un placer estar en medio de los cambios. Y nuestro modo de estar en el cambio es  haciendo algo.

Como ya he comentado esta técnica de investigación viene de la sociología y se llama investigación-acción.

A medida que hemos ido participando en proyectos, hemos visto oportunidades de investigación. Por ejemplo porque nos exigieron analizar un problema con herramientas concretas que no eran  útiles y tuvimos que empezar con nuevas. Rn algún caso tiramos de trabajos de investigación para resolver el problema, en otras ocasiones pasamos meses desarrollando soluciones que sabíamos que tardarían meses en pedirnos. Algunos de los becarios que contratábamos en aquel momento están acabando sus tesis doctorales ahora sobre estos temas, otros están trabajando en Ford o en alguno de sus proveedores. Hemos publicado algunos papers, tenemos dos o tres casos de clase que son realmente interesantes, tenemos títulos propios ligados a esa formación…

Durante 20 años hemos mantenido esta línea de trabajo, el dinero que recibíamos por la transferencia, pagaba la investigación (a los investigadores) y el trabajo realizado repercutía en la calidad de la docencia. Eso indican todo los indicadores (que para eso están).

El título de este post sin embargo pone un preterito imperfecto al describir lo que hago (hacía).

Este sistema es cada vez más difícil de mantener. Hay dos limitadores graves para que este sistema siga funcionando.

Por un lado están las dificultades autoimpuestas por la tecnoestructura de la Universidad para gestionar los recursos. Las normas internas de funcionamiento de la universidad exigirían para conocerlas un titulo de especialización. No le puedo recomendar a un investigador senior que viva permanentemente enfrentado a la “administración”.

El otro limitador es la necesidad imperiosa de publicar. Este método de trabajo no permite publicar 10 papers JCR por año. Escuchar la voz del cliente exige tiempo, mucho tiempo. No es ético pedirle a un investigador junior que se dedique a intentar entender problemas de la sociedad y a resolverlos. Es mucho más eficiente que dedique su tiempo a escribir papers sobre la nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

21 noviembre, 2016
 

Publicada By  jpgarcia - docencia e investigación, filosofía de la ciencia    

Ya escribí un post hace tiempo sobre el tema del que quiere hacer la tesis para hacerle un favor a la academia.

Quizá por culpa de ese post, o de algún otro (u otro) cada cierto tiempo alguien viene y me dice “quiero hacer la tesis doctoral” o algo similar. No quiero hacer una tesis sino “la tesis” y no una tesis cualquiera sino una tesis doctoral.
“Hacer la tesis doctoral” es un proceso complicado, y más para el tipo de gente que habitualmente viene a mi despacho.
En general, y quizá es un error, dedico todo mi tiempo y todo mi esfuerzo a quitárselo de la cabeza.

Antes echaba sermones, pero la edad me ha hecho más comedido.  Ahora hago preguntas para facilitar el discernimiento…

Es mucho más útil. Estas son mis preguntas de manual.

0. ¿sabes para qué sirve en España tener una tesis doctoral?

1. ¿sabes qué es una tesis doctoral?

2. ¿has leído alguna vez una tesis doctoral ?

3. ¿de cuánto tiempo absolutamente libre cuentas en los próximos 4 años para hacer la tesis doctoral?

4. ¿qué opina tu mujer o tu marido de que quieras dedicar al menos 20 horas semanales durante los próximos 4-5 años a ser doctor?

5. ¿para qué quieres ser doctor?

6. Otra vez, ¿de verdad pretendes hacer carrera universitaria?

7. ¿qué sabes hacer relacionado con una tesis doctoral?

8. ¿qué crees que habrás aprendido a hacer cuando hayas acabado de hacer la tesis doctoral?

9. ¿con quién quieres hacer la tesis?

10. ¿sobre qué quieres hacer la tesis?

La primera pregunta es una obviedad (por eso la he puesto con numeració 0) y  la última pregunta (la 10) pertenece a un bonus perfectamente irrelevante y sirve para poder charlar un rato con el que ha tenido la amabilidad de venir a mi despacho, pese a haber leído este post.

18 mayo, 2015
 

Publicada By  jpgarcia - docencia e investigación, filosofía de la ciencia    

Ha sido una de las lecturas más interesantes de este verano. Me lo recomendó un colega y me dijo que me iba a encantar. Acertó.

Un sociólogo materialista escribe sobre la artesanía.

Probablemente no es esperable que me lo haya leído dos veces seguidas. Escribe, describe y prescribre la importancia del hacer y coloca al hacer “con las manos” en un lugar relevante en la adquisición y creación de conocimiento.

Desde antes de Aristóteles se ha diferenciado la teoría de la práxis.La teoría es la capacidad de ver más allá e ilumina a la práxis que es posterior, pues es la aplicación de ella.

Si creemos que la función del ingeniero es aplicar la teoría, es esta la que debe dominar en la formación del mismo. Hasta ahí el conocimiento común. La teoría es desde un punto de vista platónico la realidad. La praxis es la aplicación de la teoría.

Pero hay una tercera palabra griega que es interesante aunque desconocida: Poiesis. Si la teoría es la observación y la práctica es la aplicación de la misma, la poiesis hace referencia a la creación.

Y la poiesis no es una derivación de la praxis, ni siquiera de la teoría. Richard Sennett defiende que “hacer es pensar”.

Defiende que se puede pensar con las manos y que se produce un aprendizaje intelectual especial a través de la repetición de una actividad. Especialmente la actividad física.

Defiende que el artesano se distingue porque le hace bien su trabajo por el simple hecho de hacerlo bien. Para el autor, tan artesano es un carpintero como un programador o un padre de familia, siempre que sientan un especial interés en hacer bien una vez y mejor la siguiente el trabajo  encomendado.

Con más concomitancias de las que Sennettl probablemente quisiera con mi admirado Higinio Marín, investiga el concepto de habilidad (que maneja la misma raíz que habitación, hábito, haber…) . Define habilidad como una “práctica adiestrada”. Y se detiene en las habilidades relacionadas con la música, la cocina, la programación, la orfebrería… su adquisición y su mejora.

Me encanta la frase “deberíamos sospechar de las pretensiones de talento innato, no entrenado”. Aparece después de descubrir que Mozart no improvisaba, sino que había desarrollado la habilidad de practicar mentalmente.

Y repite una y otra vez la denominada regla de Isaac Stern “cuanto mejor es la técnica, más tiempo puede uno ensayar sin aburrirse”.

Lo mejor es enemigo de lo bueno. Con esta frase los ingenieros nos decantamos por los parches o las soluciones subóptimas. Pero un artesano debe ser  defensor de la calidad absoluta. Cada imperfección es un fracaso. Para un “profesional” la obsesión por la perfección es el camino seguro al fracaso.

El profesor Lario defendía que un doctorando requería para su formación reposo. Este aspecto del aprendizaje lo denomina “asimilación” la conversión de información y práctica en conocimiento tácito.

Me interesa su diferenciación entre artesano del artista. El último (que puede ser un buen artesano) se intenta diferenciar de los demás en el QUE (en la originalidad). El artesano investiga nuevos COMOs para el mismo QUE. Y en cualquier caso nos aleja de una educación que intenta premiar al “original” más que al que sigue el método”. De hecho debiéramos premiar al que copia.

Indica que el el artesano pertenece a una comunidad, mientras que el artista pretende salirse de ella.

Define tres problemas que tiene la creación de artesanos en nuestra sociedad: como crear una motivación eficiente para trabajar bien, como entrenar habilidades cuando la repetición es un “mal”, como sobrevivir a la enemistad entre “lo bueno” y “lo mejor”.

El libro se mueve por terrenos interesantes como lo que el denomina la “mano inteligente”, el uso y el abuso de las herramientas o incluso el mero concepto de vocación como un relato que ayuda a sostener el crecimiento en unas determinadas habilidades.

Los que creemos que en la formación de ingenieros en España sobra reflexión y falta formación estructurada para la resolución de problemas pequeños tenemos un soporte inmejorable en este libro.

20 agosto, 2013
 

Publicada By  jpgarcia - docencia e investigación, filosofía de la ciencia, metodología de trabajo    

Los no iniciados no saben qué se evalúa cuando se evalúa la defensa de una tesis doctoral. Y es bueno saberlo cuando se prepara el documento y la defensa.
Desde mi punto de vista son aspectos sencillos los que se evalúan.
Relevancia de lo investigado. Básicamente es que no sea algo conocido por todos y que tenga un cierto sentido dentro de las investigaciones del área

Objetivos, que los objetivos estén claramente expuestos, que se obtengan, que en el capítulo de conclusiones estén recogidos todos los que hay en el capítulo de introducción.

Estado del Arte. Que sea completo, que esté actualizado,  que haya sido bien resumido y tabulado, que no se deje cosas evidentes de lado sin al menos justificarlo…

Bibliografía. Que estén todas las referencias, que no haya más de las utilizadas, que la mayor parte de las citas no sean de hace 10 años, pero que no todas sean de anteayer, que no abunden los libros de texto, que se pueda acceder a ella, que las referencias estén bien escritas…

Metodología. Que esté clara la metodología que se ha seguido, que se haya seguido, y que se haya seguido de manera explícita, que se haya documentado dicho proceso, que la metodología sea coherente con el objeto estudiado y los objetivos perseguidos…

Resultados. Que haya resultados, que hayan sido obtenidos mediante una metodología adecuada, que sean replicables, que sean relevantes…

Conclusiones. Que haya conclusiones, que estén bien expresadas, que sean coherentes, que estén fundamentadas en trabajo realizado.

Trabajos Futuros. Que haya una lista de trabajos futuros, que esté clara, que haya una razón de peso para no haberlo hecho durante la tesis.

Además a los revisores y los miembros del tribunal nos suele gustar que esté bien maquetado, que las hojas tengan número de página, que el índice sea coherente y esté bien estructurado…

Gente extraña la que evalúa tesis.

 

23 febrero, 2013
 

Publicada By  jpgarcia - experiencias, filosofía de la ciencia, logística    

Le gusta decir a Mercadona que tiene un modelo de Gestión basado en Calidad Total.

En realidad mis conocimientos son de Logística y siempre he defendido que los indicadores en términos de logística deben estar en el orden del 60% de la media del sector. Lo cual en un sector como ese es simplemente una barbaridad.

Es evidente que en la distribución, y concretamente la distribución alimentaria, el correcto uso de las unidades de carga y del manejo de la información, es clave para la productividad. Y desde el principio ambos elementos están en el punto de vista fundamental. Por algo Juan Roig es el presidente de honor de AECOC. Pero conceptos más asociados con el Lean como el uso de ventanas de entrega, que es un aspecto fundamental del suministro lean, aparecieron más tardíamente de modos más insospechados.

En los últimos dias me he dedicado a estudiar qué es eso de “Modelo de Gestión basado en Calidad Total” y, efectivamente, parece el punto de partida

Según parece en los años 90-92 el mercado de la distribución en España llevaba la unívoca dirección de quedarse en manos francesas. La competencia era brutal, la crisis se estaba comenzando a desatar e incluso los que iban  ser los vencedores, los franceses, veían reducido sus beneficios.

Parece que en esos años Phil Crosby apareció por Madrid y dió una conferencia. Crosby fue invitado a pasarse por Mercadona y estuvo en varias ocasiones con ellos, supongo que vendiéndoles consultoría de su empresa. Según  parece Crosby nunca llegó a trabajar para Mercadona, pero Juan Roig compró la idea de “Quality is Free” y la idea de “Calidad Total”.

Es en 1993 cuando dan un fundamental primer paso el Siempre Precios Bajos. Podían haber optado por cualquier otro, pero probablemente no hubiera tenido el mismo efecto. SPB dota al sistema de la estabilidad necesaria para iniciar un proceso de Mejora Continua.

La implicación de los empleados y la creación de una cultura común (que muy probablemente van de la mano) comenzaría simultáneamente.

Eliminar los productos clase C de los lineales, comenzar con la marca blanca, trabajar con los interproveedores como si fueran parte de tu empresa (suponen actualmente el 75% de los gastos de mercadona), la estrategia del 8 o las ventanas de entrega, o el más reciente de la coinnovación no forman parte original del modelo de mercadona, son aspectos resultado del citado modelo de gestión.

 

 

11 enero, 2013
 
|   Etiquetas: |  

Publicada By  jpgarcia - docencia e investigación, filosofía de la ciencia    

La Ingeniería de Organización (que en el resto del mundo se conoce como Industrial Engineering) es una rama de la Ingeniería, y por ello no puede ser considerada Ciencia.

Eso no tiene porqué ser negativo. Según Theodore von Karman “Los científicos estudian el mundo tal como es, los ingenieros crean el mundo que nunca ha sido”.

Lo cual no está mal para preferir ser ingeniero antes que científico.

Pero entonces, ¿se puede investigar en ingeniería? Supongo que sí porque la investigación es es la indagación, la búsqueda o el estudio profundo de una cosa.

Lo que distingue a la Ciencia de otro tipo de Conocimiento no es el objeto estudiado sino el método.

La ciencia y la ingeniería tienen objetos de estudio diferentes (el mundo que és y el que será) y por ello tienen que tener métodos diferentes.

Propongo a continuación un borrador de método para ser discutido:

1. Reconocimiento de la Oportunidad de Mejora (vulgarmente conocido como problema).

2. Análisis de las soluciones ya existentes (vulgo estado del arte)

3. Propuesta de nuevas alternativas

4. Validación de las propuestas o comparación de alternativoas. (Lo ideal es una buena implantación pero puede servir una simulación).

5. Lecciones aprendidas. Generalización de la solución a otros problemas. Aspectos no resueltos del problema (limitaciones del trabajo).

7 diciembre, 2012
 

Publicada By  jpgarcia - filosofía de la ciencia    

Estoy intercambiando correos con un profesor-alumno. Es un profesional, que tras años de experiencia, quiere reincorporarse a la Universidad, y ha decidido realizar la tesis doctoral, con el objetivo de aportar a la universidad su bagaje de conocimientos y experiencias.

Textualmente se queja de “que se desprecian por parte de las universidades españolas las potenciales aportaciones de interés que podríamos hacer personas con mi perfil: personas que vuelven a la Universidad tras años de experiencia profesional, con un conocimiento profundo de la empresa, y sin haber dejado de actualizarse“.

Ciertamente eso ocurre. Pero hay que reconocer que el desprecio es mútuo, y se expresa de manera explícita e implícita en el citado párrafo.  El “experto de empresa” que viene a “aportar” no piensa que es un alumno al que la Universidad le va a aportar algo. Al contrario, él viene a enseñar, a aportar. Y así es difícil aprender a investigar.

Es evidente que nadie en la empresa privada española contrataría a alguien con 20 años de experiencia investigadora en el área de organización de empresas. Más aún, nadie en la empresa española contrataría a alguien si ha defendido una tesis doctoral. Por si acaso.

Y a la recíproca la Universidad Pública Española no tiene un lugar para ese tipo de perfil. El profesor asociado (más allá de lo que diga la ley) es simplemente mano de obra barata que sirve para llegar donde no llegan las plazas de funcionarios y tiempos completos. Y a estos últimos se les exige experiencia investigadora.

Como investigador, el profesional no tiene mucho que aportar a la ciencia. Su experiencia es similar a la que tienen miles de personas en el mundo. La experiencia no es la madre de la ciencia (en todo caso sería la demencia). La madre de la ciencia es la reflexión y la validación mediante muchas experiencias, y no sólo la suya particular.

Y sí. Sus conocimientos son útiles para él, y podrían serlo para algunos de sus alumnos. Y su reflexión teórica sobre su trabajo práctico. E incluso podría ser útil que la universidad española reconociera algún tipo de doctorado de segunda, tipo DBA, a través del cual el alumno-experto volcara su experiencia de un modo ordenado. Esto ayudaría al “investigador profesional” a acumular decenas de experiencias, que le permitan generar tesis doctorales de primera.

Pero supongo que ahora mismo estamos un poco lejos de eso en las universidades españolas.

Igual que estamos lejos de que las empresas españolas contraten a un doctor por el hecho de serlo.

Principio de reciprocidad se llama a eso en Derecho Internacional. Una pena.

10 octubre, 2012
 

Publicada By  jpgarcia - filosofía de la ciencia    

La Organización de Empresas es una rama de las ciencias sociales que estudia las empresas. Su objetivo podría ser expresado del siguiente modo: “Desarrollar modelos que permitan entender para modificar el comportamiento de una organización. El éxito de su contribución se produce cuando ayuda a entender fenómenos aparentemente no intuitivos.

La Ingeniería de Organización es una rama de la ingeniería que actúa sobre las empresas. Utiliza para ello modelos y técnicas que han sido desarrollados por otras ciencias y otras ramas de la ingeniería. El éxito de su contribución se mide en términos de aportación al entorno económico considerado.

Por ello es probablemente difícil afirmar que la Ingeniería de Organización es una ciencia.

12 diciembre, 2011
 

Publicada By  jpgarcia - filosofía de la ciencia    

Este es el de un blog sobre complejidad gestionado por investigadores de Madrid aparentemente ligado a la “ciencia dura”.

En este otro se trata la complejidad desde un punto de vista más relacionado con las empresas. Es interesante saber que el autor es de Valencia y se define como consultor. Llego a él a través de este post.

 

2 mayo, 2011
 
|   Etiquetas: |  

Publicada By  jpgarcia - filosofía de la ciencia    

Éste es un buen artículo divulgativo en francés.

Un tema bastante interesante es muchos fenómenos como la evolución o las crisis económicas pueden ser autoinducidos.

Además de tratar temas interesantes pone links muy curiosos.

Éste sobre gráficos ligados a la complejidad.

Éste sobre la utilidad de simular el mundo

O este otro del wired sobre la posibilidad de predicción de los crashes bursátiles dependiendo del micro incremento de los comovimientos.

4 abril, 2011
 
|   Etiquetas: ,  |  

Página siguiente »

Universidad Politécnica de Valencia